Los hombres en duelo

Por Alan D. Wolfelt, Ph.D. | Center for Loss & Life Transition

Solo 4 días después de la muerte repentina y trágica de su hijo de 10 años, Roger regresó a su trabajo como gerente de una gran tienda minorista. Después de 5 minutos de haber entrado a la oficina, le preguntaron: “¿cómo está tu esposa?”. Un asistente de gerencia bien intencionado, pero desinformado, anunció empáticamente: “hemos creado más que su carga de trabajo ocupada normal. Decidimos que debería mantenerse muy ocupado para que no se sienta triste.”

Lamentablemente, la historia de Roger no es tan poco común para muchos hombres cuyas vidas fueron afectadas por la muerte de un ser querido. En general, incluso frente a una pérdida trágica, a muchos hombres se les aconseja mantenerse controlados, estoicos y expresar poca o ninguna emoción. Aquellos pocos hombres que pueden reconocer abiertamente el dolor de la pérdida a menudo se enfrentan a juicios acerca de su “incapacidad” de ser fuertes y manejar el duelo.

Escuchamos análisis acerca de cómo los hombres de hoy tienen más capacidad y están más dispuestos a expresar sentimientos, pero aún existe mucha incomodidad en nuestra cultura cuando un hombre llora, admite abiertamente estar desorientado o tiembla del miedo. Incluso entre familiares y amigos, la tolerancia para que un hombre sea capaz de reconocer su dolor, a menudo es mínima y comúnmente continúa con una autojustificación de disculpa, es decir, “lo siento, no quise llorar, pero no puedo evitarlo”. Ser fuerte para otros a menudo se refuerza como una cualidad honorable y digna de admirar.

Lamentablemente, los hombres de hoy siguen siendo “masculinos” y las mujeres “femeninas”. Al ver a los niños jugar, el observador puede notar rápidamente una clara diferencia en el comportamiento “adecuado” de los hombres en comparación con el de las mujeres. Un clásico ejemplo es que comúnmente a los niños se les convence de no llorar, mientras que las niñas que lloran se consideran sensibles y cálidas. En otras palabras, si es un “niño bueno” es un niño masculino que sabe que ciertos sentimientos (agresión) son aceptables, mientras que otros sentimientos (desesperanza) son inaceptables.

La idea común de que la diferencia entre hombres y mujeres se basa en la genética tiende a evitar que sepamos cómo ayudar a los niños y a las niñas a reconocer una variedad más amplia de sentimientos. De hecho, el hombre que cumple con la imagen idealizada de masculinidad de la sociedad, a menudo se encuentra entre esos hombres que tienen mayor dificultad cuando enfrentan una pérdida.

Este proceso de masculinidad glorificada de condicionamiento social crea un impedimento mayor para la expresión del duelo en un hombre. Si ser hombre significa reprimir los sentimientos normales después de una pérdida, el hombre está criado para alejarse de su duelo, en lugar de acercarse a él. Lamentablemente, su incapacidad de vivir “el proceso de luto” destruye mucha de su capacidad de disfrutar la vida y de vivir.

Una dependencia temporal de otras personas es una parte normal de la recuperación del duelo. Sin embargo, para la mayoría de los hombres, la dependencia equivale a debilidad.

Muchos niños pequeños aprenden a una temprana edad que la masculinidad y “ser hombre” equivale a no depender de nadie más que de sí mismos. Durante los tiempos de muerte y duelo, incluso podemos escuchar a adultos bien intencionados diciéndole al niño “ahora tienes que ser el hombre de la casa”.
La dependencia en el hombre típico normalmente produce ansiedad, miedo y sentimientos abrumadores de vulnerabilidad. A medida que comienza a experimentar esos sentimientos después de la pérdida, normalmente reacciona rápidamente reprimiéndolos. Aunque el permitirse ser temporalmente dependiente puede ayudar en el proceso de recuperación, el hombre estadounidense lucha contra la dependencia como si de eso dependiera su propia vida.

Naturalmente, la experiencia del duelo crea una introspección y una ralentización de parte del doliente, un enfoque temporal en sí mismo que es vital para el proceso de recuperación final. Sin embargo, para la mayoría de los hombres esto es amenazador. La masculinidad equivale a esfuerzo, movimiento y actividad. A los hombres se les enseña a superar el duelo, no a experimentarlo. Desde la primera infancia en adelante, a los niños se les insta a producir, a mantenerse en movimiento y a tener cantidades ilimitadas de energía.

A menudo, se cree que es extraño si un niño se sienta tranquilamente en su habitación, por ejemplo a leer.

En el momento en que un niño se convierte en hombre, normalmente se impulsa por una necesidad interminable de probarse a sí mismo, lo que equivale a mantenerse ocupado. Quizás no es coincidencia que los niños tengan una incidencia de 4 a 8 veces mayor de hiperactividad que las niñas. Quizás tampoco es una coincidencia que la alta tasa de enfermedad cardíaca entre los hombres sea en parte debido al estrés excesivo de la actividad constante sin bajar el ritmo para descansar.

Lamentablemente, no es un suceso inusual que un hombre se sumerja en su trabajo después de una pérdida.

Otro ingrediente importante para la recuperación del duelo es la capacidad de pedir y aceptar apoyo. Muchos hombres no son capaces de buscar apoyo aunque sea lo que más necesiten, y esta incapacidad se relaciona estrechamente con su necesidad de ser autosuficientes.

Tener que pedir ayuda o apoyo emocional hace que los hombres se sientan ansiosos e incómodos. ¿Cuántos de nosotros conocemos a hombres que conducen perdidos durante horas sin preguntar una dirección? En realidad, esta analogía para el duelo funciona bien, cuando conduce perdido, busca un destino y asume que nadie lo puede ayudar. Muchos hombres, perdidos en la confusión del dolor, rechazan pedir la guía y el apoyo que los podría guiar en la dirección de la recuperación.

El miedo a ser dependiente de otros aísla al hombre de las personas que realmente quieren ayudarlo: los amigos y la familia. El resultado es que se pueden volver incapaces incluso de aceptar el apoyo y cuidado no solicitado.

Generalmente, los hombres en duelo sufren en silencio y se preguntan si alguien realmente se preocupa por ellos. Muchos hombres se sienten cómodos solo cuando tienen el control, y pedir ayuda significa dejar ir el control y permitir que los cuiden. Para muchos hombres exteriorizar el duelo equivale a debilidad. Cuánto “más en control” parezca para sí mismo, se ve a sí mismo como más adecuado. La necesidad de superar el duelo le niega la oportunidad de recuperarse. Cuando siente aumentos repentinos de duelo que brotan desde el interior, invierte su nivel de energía ya drenado en reprimir y luchar contra la exteriorización de estos sentimientos.

Hoy en día está muy en boga recomendarles a los hombres que lloren abiertamente. Sin embargo, el simple hecho de animarlos a llorar no trata de manera adecuada los factores mencionados anteriormente. A pesar de que digan lo contrario, el hombre contemporáneo aún está ocupado protegiéndose de sentir y expresar dolor y, a menudo, se separa de su ser interior y de las personas que lo rodean cuando estimulan sus sentimientos de duelo.

Dado que los sentimientos relacionados con el duelo se reprimen, el hombre vive en un estado constante de tensión interna. La manera en que se proyecta hacia el mundo exterior es en realidad una fachada en total paradoja con lo que siente en su interior. A medida que la negación se apodera de los sentimientos reales, los síntomas de duelo se vuelven enemigos que se deben combatir en lugar de amigos que se deben comprender.

El resultado es una experiencia virtual de duelo complicado entre los hombres de nuestra cultura. La experiencia clínica sugiere que una gran cantidad de problemas como ansiedad, depresión abuso de sustancias químicas y enfermedades físicas han sido el resultado de la incapacidad de los hombres de llorar.

Entre algunas de las consecuencias más comunes del luto complicado de los hombres son las siguientes:

  • Depresión crónica, retraimiento y baja autoestima;
  • Deterioro de las relaciones con amigos y familiares.
  • Quejas de dolores de cabeza, fatiga y dolores de espalda.
  • Abuso o dependencia de sustancias químicas.
  • Indiferencia hacia los demás, insensibilidad y adicción al trabajo.

Esta lista no quiere decir, sin embargo, que todos los hombres que experimentan la muerte de alguien amado sufrirán estas consecuencias.

El luto abierto y honesto en el hombre es algo que se ve detenido por una presión aparentemente más poderosa por mantener la imagen masculina. Las personas que observan podrían suponer que de manera consciente decide reprimir su dolor. Sin embargo, llorar abiertamente no es algo que no hará. Prisionero dentro de sí mismo, experimenta la total frustración de incluso dónde comenzar el proceso de recuperación.

Tal vez como cultura necesitamos comenzar a enseñarles a los niños pequeños en la infancia sobre la libertad de abrirse al dolor y la pérdida.

Trabajar con hombres adultos que han llegado a conocer la pérdida en sus vidas, me sugiere que generalmente un hombre trabajará para ser consciente de su dolor solo cuando comience a darse cuenta de lo privado que está de estar completamente vivo y de vivir plenamente. Solo entonces el hombre puede volver a aprender a ser una persona que siente.

A medida que trabajemos hacia crear lo que podríamos llamar este “hombre nuevo”, debemos ser pacientes y comprendernos a nosotros mismos como cultura. El “hombre nuevo” afirmará continuamente su derecho y necesidad de compartir abiertamente su dolor fuera de sí mismo. Se dará a sí mismo el regalo de una experiencia total con el dolor, lo que hará nacer una persona más completa y sana. Reconocerá sus temores, esperanzas y sueños. Llegar a ser un “hombre nuevo” depende de un compromiso y una conciencia de lo importante que es experimentar el duelo para la calidad de vida final de uno.

He tenido un sentido personal de urgencia en escribir este artículo. ¿Por qué? Porque como he experimentado pérdidas en mi propia vida, me encuentro continuamente trabajando para superar las influencias descritas en esta publicación. Como celebramos el día del Padre este mes, esperemos que todos nosotros, hombres y mujeres por igual, trabajemos para permitirnos llorar de manera saludable y que fortalezca nuestras vidas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: